Noticias
PUCE Santo Domingo

Elizabeth Mena, Testimonio Alumni

“Esfuérzate y sé valiente, no temas ni desmayes…”

Con esta frase puedo resaltar el impacto positivo que ha causado en mi la etapa de formación profesional y el empuje hacia el esfuerzo para un continuo aprendizaje y crecimiento que me ha inculcado mi querida PUCE cultivando la vocación del servicio a la comunidad. Soy Elizabeth Mena, ingeniera comercial, graduada de la PUCE Santo Domingo en el año 2015, tengo 29 años y actualmente me encuentro ejerciendo la función de Directora de Estudiantes de esta noble institución.

Inicié mis estudios superiores en el año 2009, fecha en la cual tomé una acertada decisión al ingresar a esta noble institución que me abrió las puertas y sería a partir de ese momento un pilar importante en mi desarrollo personal, estudiantil y profesional.

Elizabeth Mena, Ing. Directora de Estudiantes en PUCE Santo Domingo.

Al finalizar la secundaria en el año 2009 tenía la idea de viajar a otra ciudad para continuar con mis estudios superiores creyendo que aquí en Santo Domingo no había un lugar apropiado para estudiar; sin embargo, cuando empecé a buscar la universidad en donde seguir la carrera de Ingeniería Comercial llegué junto con mi familia a la PUCE con sede en Santo Domingo muy destacada por su exigencia y excelencia académica, como un reconocido templo del saber basada en la formación humanística. Me atrajo mucho la malla curricular que ofrecía, la cual consistía de diez semestres académicos y en el octavo semestre otorgaban una mención en Contador Público Autorizado; sin embargo, debido a los cambios y actualizaciones que se fueron dando por parte del CES se eliminó esta mención, pero me quedaron los conocimientos y bases contables y tributarias que me ayudaron en el trabajo enriqueciendo considerablemente mi experiencia profesional.

A partir del segundo semestre empecé trabajar, colaborando en varias empresas pequeñas y medianas hasta el quinto semestre; lo cual, me permitió crecer tanto personal como profesionalmente y a mediados de mi carrera recuerdo la universidad requirió personal a través de la Bolsa de empleo de la Universidad y cuando me llamaron a concursar me decidí postular y me contrataron en base al buen resultado del proceso de reclutamiento. Es así que ingrese a laborar en la universidad a partir de mayo del 2011 hasta la actualidad, tiempo en el cual me han permitido crecer y me he desarrollado en el ámbito humano y profesional. Tengo una enorme gratitud a la institución en la cual llevo más de 9 años que más que una empresa es mi segunda casa (aquí estudié y aquí me formé profesionalmente), donde he aprendido mucho sobre los valores, los objetivos y la visión de la institución que más que objetivos, pienso que la universidad tiene una misión encargada por Dios para con la sociedad en general (traer a Dios a las cátedras por medio de la constante búsqueda de la verdad y el servicio a la comunidad), de la cual me siento parte de ella y trato de contribuir cada día desde el granito de arena que aporto a diario; es un reto muy bonito, muy grande, fuerte que lo hago con mucho gusto, empeño y ahínco porque el trabajar y estudiar en esta Universidad a más de formarse profesionalmente permite servir a la comunidad santodomingueña.

La universidad ha promovido en mí la transversalidad, motivándome en la capacitación continua e investigación; como lo ha sido en el aprendizaje del idioma inglés, por lo que tuve la increíble oportunidad de ser partícipe de un intercambio de 5 meses en los Estados Unidos en donde conviví con una extranjera y nativa del idioma que me sirvió para practicar esta lengua, desenvolverme como persona, valerme por mí misma y sobretodo valorar lo maravilloso que tenemos en nuestro país, sus recursos naturales y todo lo valioso que Dios nos brinda, la familia, amigos y personas que han estado presentes en cada momento de mi vida; sin duda fue una experiencia de crecimiento y desarrollo única y recomendable.

Tengo la dicha también de haber conseguido una formación inicial en enfermería de aproximadamente 9 meses, en la cual, sin duda fue otra experiencia de aprendizaje increíble por la participación que pude tener en quirófanos presenciando y asistiendo parcialmente en cirugía, en parto y distintos procedimientos que me permitieron también tener contacto con personas que poseían pronósticos muy desalentadores, desahucios, etc. Asimismo, mantuve contacto con niños, adultos mayores, participaciones en ancianatos que me permitieron hacer obra social y sobretodo adquirir una experiencia gratificante y de fortalecimiento personal que me ayudo a ser más humana, comprensiva, paciente y empática pese a que es muy difícil estar en el lugar de aquellas personas. Si bien es cierto, la vocación de servicio al prójimo nace desde el hogar, las experiencias de la vida y que la Universidad me ha permitido experimentar han forjado mi mentalidad y a continuar haciéndolo por amor al prójimo, tal cual Dios nos ha enseñado y es lo que la Universidad promueve y anhela de todos sus integrantes.

En el transcurso de mi formación académica he realizado varios cursos de capacitación y educación continua en el ámbito público y privado para comprender como funcionan las cosas en el país y más que un aprendizaje, me ha servido para aportar con conocimientos sólidos y transversales que coadyuvan al desarrollo institucional y al propio sin importar el área en la que me desempeño. Entre lo aprendido destaco la competencia digital en paquete office como es el microsoft excel que me ha servido en cada una de las actividades que me ha tocado realizar.

Actualmente estoy con el objetivo de culminar mi maestría en el 2021, la cual combina el área de la salud con la administración avanzando en mi formación académica sin descuidar mi labor que la Universidad me ha encomendado que la veo personalmente como un balcón para una verdadera misión de servicio.
La PUCE Santo Domingo ha sido mi escuela principal que me ha dado la oportunidad de formarme desde mis inicios profesionales a través de mi vida estudiantil y todas las experiencias que me han permitido ser partícipes en múltiples actividades que me comprometen a dar más de mí siempre.

Ha sido grato contar con la oportunidad de compartir por este medio las experiencias de aprendizaje y constante formación humanista y académica que han marcado mi vida profesional a raíz de la elección certera que implica una carrera profesional y marca a un ser humano, trayéndome una conclusión de que un título académico no es el objetivo sino más bien el medio que nos permite servir a la comunidad, a las familias y a las empresas que tengamos la oportunidad de aportar al desarrollo mancomunado de la sociedad y por ello suelo decir “siempre hay algo nuevo que aprender”.

Cierro este documento con la frase vivencial que promueve la Universidad y ha sido mi motivación institucional “ser más para servir mejor”, y estoy segura que cada persona puede aplicar desde cualquier campo de conocimiento. Me siento orgullosa de formar parte de la familia PUCE y particularmente de mi alma mater la sede Santo Domingo.

El Real Jardín Botánico- CSIC y el Jardín...

22 años de la Escuela de Enfermería en...

Eucaristía de inauguración del Centenario del nacimiento de...

Contáctanos